Publicado el

Así se llama un capítulo de El Equilibrista y el pasado jueves escuché una historia que ilustra perfectamente qué hacer para escuchar las señales. Fue en el Congreso de Supply Chain organizado por AECOC, en una amigable comida Francisco (muchas gracias amigo) compartía con nosotros una experiencia.

Un amigo suyo, un profesional destacado y una excelente persona. Estaba enfocado en el desarrollo de su carrera profesional y fue cosechando éxitos rápidamente. Tanto es así que llego a ser Director General de una gran compañía con sólo 35 años. ¿Envidiable verdad?

El giro brusco de la feliz historia se produjo cuando en una de sus plantas sufrieron un problema muy grave, se pusieron todos a trabajar para solucionarlo y cuando todo estuvo ya arreglado sufrió un infarto. Afortunadamente los servicios médicos acudieron con rapidez y ya en la ambulancia consiguieron estabilizarle.

De camino al hospital se dió cuenta de que soportaba un estrés extraordinario, que apenas veía a sus hijos, que la relación con su mujer carecía de la pasión de antaño y que no había prestado atención a lo que ahora le parecía lo más importante. Desde luego no era un ejemplo de conciliación. Su reacción fue graciosa, en la propia ambulancia gritó “Y una mierda!!! no me voy a morir de infarto por una fábrica!! se acabó!!”. En ese preciso y precioso instante decidió cambiar de vida y, sobre todo, su actitud ante la vida. Hoy es un destacado coach y conferenciante, mantiene un envidiable equilibrio.

Él consiguió escuchar las señales a tiempo, al límite pero a tiempo. A nuestro alrededor nuestro cuerpo, nuestra pareja, nuestros padres e hijos, nuestros compañeros, nuestra propia mente está continuamente enviándonos señales, algunas débiles y otras más evidentes. ¿Estás tú prestando atención y escuchando esas señales?

3 Comentarios para “Escucha las señales”

  1. vlacarra

    Hola Sergio.
    Muy buena reflexion. Creo que si no escuchamos las señales estamos de camino a la otra vida. El problema es que no les hacemos el debido caso. Y eso es lo que no puede ser, porque de lo que se trata, más allá de tener éxito profesional o no tenerlo es de ser feliz.
    Gracias por tus reflexiones compartidas.

    Responder
    • sergiodmt

      Gracias Virginia. Estoy contigo que no es problema de sordera sino de resistencia al cambio. Eso y que tenemos grabado a fuego que el éxito es profesional y nos olvidamos de la parte personal.

      Hoy me ha llamado un amigo empresario de éxito. Se ha separado; sabes lo que le importa la empresa ahora mismo? Exactamente eso.

      Responder

Trackbacks/Pingbacks

  1.  ¿Qué señales recibes? ¿Qué señales dejas? - Coaching & Clownching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: