Publicado el

Estos días he tenido que explicar varias veces el valor que aporta el coaching y el clownching. Es la única forma de que las empresas comprendan que el coste asociado merece la pena. Además he comenzado mi participación como experto en una de las plataformas más punteras, Perfil de Sergio de Miguel – Top Ten Management Spain.

Entre todas las emociones vividas me han abordado recuerdos de mis inicios como técnico de sistemas:

Nuestro equipo llevaba el mantenimiento de un parque amplio de máquinas y sistemas. La mayor parte de las incidencias las resolvíamos nosotros y las más complejas las atendían los servicios técnicos especialistas de los fabricantes (HP, Microsoft, Cisco, etc.). En algunos casos participaban varios técnicos, cada vez de más experiencia si el problema no acababa de resolverse. Hasta que al final venía al que denominábamos “El listo”. Siempre gente de mucha experiencia, mucho conocimiento y que cobraban un dineral. ¿Y qué hacía?

Normalmente “El listo” venía con un destornillador; revisaba todo el histórico de la incidencia, los diagnósticos previos y hacía una exploración de la situación. Al cabo de unas horas, iba con el destornillador a la máquina en problemas y “ajustaba” un tornillo. ¡Problema resuelto! La pregunta era siempre la misma:

– ¿Y cobra ese dineral por apretar un tornillo?

– No, cobra ese dineral porque es el único que sabe qué tornillo y cuánto apretarlo. Le ha costado años llegar hasta ahí.

Al igual que pasaba entonces me sucede ahora con el Coaching. ¿Cuánto vale que alguien te haga la pregunta adecuada? ¿Cuánto más rápido puedes avanzar cuando te hacen reflexionar en lo que te atenaza y tomas conciencia de la situación y cómo afrontarla mejor? Muchas veces una sesión vale la pena sólo por una pregunta, por un momento. Necesitas toda la sesión para llegar a ese momento y la experiencia de toda una vida para hacer la pregunta adecuada.

En aquello que domines utiliza tu destornillador y donde no seas tan experto apóyate en quien puede hacer los ajustes para que avances más rápido.

Trackbacks/Pingbacks

  1.  ¿Qué quieres parecer? - El equilibrista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: