Publicado el

A estas alturas alguno que otro ya habrá googleado eso de “SBAG”. Ni estoy practicando idiomas raros ni ha sido el corrector ortográfico 😉 En realidad es un homenaje a un profesional como la copa de un pino que busca ser mejor cada día y que generosamente compartió conmigo qué significa SBAG.

Otra semana intensa, con muchas emociones y buenos resultados. La transformación cultural en Santander para orientarse más y mejor hacia el cliente ya está lanzada en todo el equipo, ahora les toca a ellos y ellas utilizar los recursos que han practicado para que el cambio lo perciba el cliente. ¿Cómo hacerlo? Ahí es donde SBAG puede ayudarnos. Todos los proyectos de cambio pasan por varias fases durante la implantación:

  • Diseño: Trabajas qué quieres contar a los equipos y la mejor forma de trabajarlo con ellos.
  • Puesta en marcha: Pones en práctica el diseño; vía formación, talleres y trabajo individual.
  • Mantenimiento o sostenibilidad: En la puesta en marcha la gente sale muy motivada y contenta, van a por todas con el cambio. Este efecto por sí mismo dura unas semanas y si no haces nada corres el riesgo de que esa motivación se vaya perdiendo poco a poco.

¿Cómo facilitar que se sostenga esa motivación y orientación al cliente ? Practicando SBAG, para mí una disciplina que debería ser obligatoria por lo sencilla y potente para mejorar nuestras relaciones a todos los niveles:

Sonreir a los clientes y a todo el mundo en general. Conectamos mejor con la sonrisa y nos ayuda a estar mejor. Cuanto más sonrías a la vida la vida más te sonreirá. Tiene que ser una sonrisa sincera, quítate la careta con sonrisa profident y regala la tuya, ya verás como funciona.

Buenos días es otra de esas frases maravillosas que dicha con energía hace despertar a quien se la dices. Prueba hoy a dar los buenos días poniendo en ese saludo toda la energía y positividad que tengas en ese momento, el resultado te sorprenderá.

Adiós es una buena forma de volver a saludar tras una conversación sea larga o breve. Hay otras fórmulas utiliza la que quieras, el caso es saludar. Puedes atreverte a desearle un buen día (en este caso desear un buen lunes o un buen inicio de semana tiene un efecto espectacular a veces)

Gracias. Si es un cliente las gracias son casi obligadas, ha decidido visitarte o comprarte a tí frente a los demás. Si quieres que vuelva agradéceselo. Si no es cliente también se merece un gracias si te ha regalado una energía, una mirada cómplice o simplemente te ha saludado o deseado un buen día.

Una vez más aparece una herramienta poderosa cuyo éxito depende únicamente de nosotros, de nuestra actitud, de si lo hacemos o no. Yo lo practico a diario y me doy cuenta que cuanto más SBAG practico más SBAG recibo, y me gusta.

Y tú ¿Tú qué practicas?

Trackbacks/Pingbacks

  1.  Exito en la satisfacción del cliente - Coaching & Clownching

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter

Facebook