Publicado el

Cuando en un pueblo suena la campana es que se celebra algo o bien hay una alarma. En este caso hablo de alarma, la que nos avisar para iniciar un cambio.

 

Campana de alarmaEsta semana ha sido genial porque he compaginado sesiones de coaching con algunos días libres. En las sesiones de coaching los clientes han puesto en marcha cambios en sus importantes en sus hábitos que les llevarán a resultados diferentes a los actuales. En el apartado del ocio he podido disfrutar del valle de Baztan en la Casa Txarrenea donde su dueña Mertxe hace que la experiencia sea única. Un sitio muy recomendable.

Entre otras cosas visitamos el molino de Amaiur y nos explicó con todo lujo de detalles su funcionamiento, la historia y las prácticas de los molineros. Añadió una reciente anécdota.

Contaba como en una de sus visitas había un hijo de molinero, ya retirado. En seguida conectaron y este hombre enriqueció la visita con muchas vivencias propias, haciendo comentarios sobre el trabajo de su padre.

En un momento dado el hombre enmudeció. El molinero al final de la visita se acercó a interesarse por si acaso se había enfadado. ¿Qué le había pasado para quedarse tan callado y serio de repente? El hombre se lo explicó:

Uno de los problemas de los molinos es que si están funcionando deben tener grano porque sino el roce de las piedras les hace estallar. Este hombre se había pasado gran parte de su niñez vigilando que el molino de su padre tuviera grano. En esta visita se explica cómo con una campana atada a una mazorca seca se construye una alarma para saber que se acaba el grano.

El hombre enmudeció al hacerse consciente de la cantidad de tiempo que había perdido vigilando en vez de cuestionarse qué podría haber hecho.

Cuántas veces nos pasa eso mismo. Seguimos cada día las mismas rutinas, los mismos hábitos, sin cuestionarnos si hay otro modo de hacer las cosas. Y generalmente la respuesta es sí, siempre hay otra forma diferente. Eso sí, necesitamos encontrar la alarma que nos avisará. El coaching nos ayuda a encontrar cuáles son esos hábitos o rutinas que podemos cambiar para acercarnos a lo que queremos.

Tras dos años dedicado en exclusiva al coaching voy a introducir algunos cambios, ya está bien de seguir las mismas rutinas, incluso en aquello que funciona voy a probar algo nuevo. Lo verás en breve.

Y tú ¿Qué rutina sigues sin cuestionarla desde hace tiempo?

 

Y esta semana como bonus….

  • Una frase: Un hombre sabio puede aprender de una pregunta estúpida más que lo que aprende un estúpido de una pregunta inteligente.
  • Te recomiendo la visita al valle de Baztan. Tanto en pareja, con amigos como con niños es un excelente plan. Si te animas la mejor web para saber qué hacer es la parte de actividades de la web de Casa Txarrenea, sencillo y claro: cuevas, via verde para andar en bici, señorío de Bertiz, molino de Amaiur, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: