Publicado el

Esta semana ha sido muy divertida. Una demostración de que se puede ser feliz en el trabajo. He tenido carnavales, una sesión de resolución de conflictos, un taller para generar equipos de alto rendimiento y comenzado con las sesiones creativas del modelo clownching (las habilidades de escucha y curiosidad ya están disponibles)

Y todo aderezado con un éxito increíble para terminar la semana. El Hotel Gran Bilbao, con el que trabajo como coach desde hace 2 años, se ha situado el primero de Bilbao en Tripadvisor, el número 1. Alucinante la evolución de este equipo al que envío una enhorabuena enorme.

Todo esto para deciros que soy muy feliz con mi trabajo. Me levanto los lunes contento de comenzar nuevos retos. Y acabo el viernes contento de lo aprendido y con ganas de descansar y dedicarme más a la familia para volver el lunes con energía renovada. ¿Dónde está la clave?

 

TODO EMPIEZA ELIGIENDO BIEN

Cuando uno elige un trabajo tiene que pensar bien en qué hacer.  Lo ideal es que ese trabajo esté en el cruce entre:
– Lo que se te da bien, aquello en que eres hábil.
– Lo que te gusta, aquello que te apasiona.
– Aquellas cosas que puedes hacer y por las que la gente estaría dispuesta a pagar.

Si consigues dedicarte a eso que es tu pasión, tienes habilidad para hacerlo y además hay quien está dispuesto a pagar por ello. Entonces tienes la felicidad garantizada. Esto es parte de lo que trabajo en mis sesiones de coaching cuando hay desorientación.

Como todo, hacer cambios radicales puede resultar complicado así que os propongo una primera reflexión ¿Qué tipo de perfil tengo? ¿Cómo soy yo? Conociéndote serás capaz de valorar si tu personalidad se adecua a lo que te están pidiendo. Te propongo un pequeño ejercicio utilizando el modelo Bridge de los elementos naturales (tierra, fuego, agua, aire)

¿Qué crees que pasará si tienes un perfil agua y en la organización (sea tu puesto o en una entrevista para un nuevo trabajo) necesitan un estilo fuego? Te recuerdo que los perfiles más antagónicos son tierra con aire y agua con fuego.

Seguro que has acertado; si aceptas estarás diciendo sí a estar tensionado permanentemente. Tendrás que esforzarte diariamente en tomar decisiones rápidas (algo que te cuesta), traccionar y conseguir resultados aunque ello signifique estresar el equipo (algo que va en contra de tu estilo) y respetar los plazos aunque sea a costa de que no haya consenso (algo para tí necesario). Vamos, estarás bien jodido.

 

La pregunta de hoy es clara ¿Qué perfil eres?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: