Publicado el

¿A que alucinas? Pues tiene que ver. Tú imagínate la forma de una joroba de camello. Esa curva la utilizamos muchísimo en liderazgo y te va a ayudar a entender algunas cosas. O aprendes de jorobas o puedes acabar jorobado 😉

Esta semana ha sido intensa de nuevo. Sesiones de liderazgo con equipo de mandos, inicio de un proyecto piloto de varios meses en dos sesiones con equipos, sesiones individuales presenciales y a distancia y una sesión de estilos de comunicación Bridge (recordar que soy Business Partner en la zona norte) con un equipo comercial que va a empezar a vender más y mejor. En varias ocasiones ha salido la gráfica del camello, explico un par de aplicaciones.

En las nuevas incorporaciones
Cuando una persona empieza un nuevo puesto su nivel de ilusión/motivación en el proyecto se mueve a lo largo del tiempo por dos jorobas. Empieza siendo algo incompetente (lógico porque acaba de empezar) y su ilusión empieza a subir mientras se va formando (sube la joroba) hasta que llega a un punto donde se da cuenta de todo lo que le queda por aprender (su ilusión baja por la joroba y se desploma, piensa que no va a poder hacer todo lo que pensaba, todo parece más complejo, etc.) y al poco tiempo vuelve a subir por la segunda joroba porque empieza a dominar el puesto y a sentir más comodidad, ve la posibilidad de cambiar sino todo bastantes cosas.

Vigila las nuevas incorporaciones de tu equipo para acompañarles lo más rápido posible hacia la 2ª joroba. Y para tí también vale, cuando cambies de puesto transita lo antes que puedas por ese camino de jorobas.

 

La relación entre el nivel de exigencia a las personas y su resultado ¿Cuál es el óptimo de presión por los resultados?
Las personas necesitamos algo de exigencia para conseguir mejores resultados. Sigamos la forma de una joroba. Más hacia arriba cuanto mejor es el resultado que obtenemos y más hacia la derecha cuanto mayor sea la presión.

Si no aplicamos nada de presión el resultado será bajo, las personas nos relajamos y acabamos perdiendo el tiempo, dedicándonos a otras cosas.
A medida que aumentamos el nivel de presión subimos por la joroba y vamos aumentando el resultado hasta llegar a la cima. Es el momento óptimo, donde la exigencia aplicada maximiza el resultado. En este momento tenemos exigencia y logramos un buen desempeño.

¿Qué pasa si exigimos más? que la presión ya es excesiva y empezamos a agobiarnos, a estresarnos, y nuestro rendimiento baja, descendemos por la joroba.

Así que como líder uno de tus principales trabajos es encontrar cuál es el óptimo nivel de exigencia para cada colaborador, ya que cada persona funcionamos diferente. A mí me funciona bien algo de presión e incluso soy capaz de soportar mucha presión durante un periodo corto, y luego necesito descansar y estar en 0 exigencia para recuperar fuerzas.

 

Ya ves que los camellos tienen mucho que enseñarnos 😉

 

Y tú ¿Cuál es tu óptimo nivel de exigencia?

 

Esta semana como bonus….

  • Recordar que el jueves 26-4 a las 19.00 en el Hotel Gran Bilbao doy una sesión gratuita sobre el modelo Bridge y su aplicación a equipos (mejorar la colaboración, la comunicación, las ventas, ….). Cómo conectar emocionalmente
  • Ya tenemos avances de C4OL, la start up que lanzo junto con 3 socios. Es una plataforma que ofrecerá servicios de coaching on line. Podrás acceder a coaches de gran calidad pudiendo ver sus fotos, comparar sus precios y valoraciones de otros clientes. Y podrás contratarlo on line cómodamente. Las sesiones serán siempre por videoconferencia y….ya iré dando más detalles
  • Es la semana previa al puente del 1-5 así que espero lo disfrutes. Yo me tomo el próximo lunes libre 😉

 

Y si necesitas un coach ejecutivo en la zona norte, bilbao, país vasco, etc. ya sabes dónde encontrarme

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Twitter

Facebook

A %d blogueros les gusta esto: