Durante una sesión de día completo exploramos el mágico efecto que tiene la escucha en el desarrollo de las relaciones personales. Experimentamos lo que significa escuchar y que te escuchen, vivimos las sensaciones que serán nuestra motivación para querer escuchar más y mejor cada día. Es un módulo que he probado en equipos de distintos sectores e incluso con responsables de RRHH y siempre con unos resultados sorprendentes al vivir en primera persona emociones derivada de una escucha máxima.

¿Para qué queremos escuchar?

Serás consciente de que cuando escuchas comprendes qué está buscando el otro, eso te permite cambiar tu actitud para cubrir sus necesidades y…¡Se produce la magia! entonces es más fácil conseguir tus objetivos. Si escuchas a los demás conseguirás más fácilmente lo que buscas. Esto aplica al autoconocimiento, la escucha a uno mismo, que ayudará a tener un mejor equilibrio personal.

¿Cómo lo hacemos?

Utilizamos juegos para entender la diferencia entre controlar las emociones y gestionarlas. Y después identificar la respuesta a  ¿A quién se puede escuchar? Vivimos como escucharnos a nosotros mismos, a nuestro cuerpo con sus emociones y a los demás. Y nos divertimos mucho viviendo las claves de la escucha:

  • Contacto visual
  • Corporalidad
  • Lenguaje adaptado

Pasamos un buen rato mientras fijamos los conceptos claves de la escucha.

¿A qué esperas?

Los comentarios están cerrados.